Sinfonía inacabada

Inicio

Sinfinía inacabada

Aquel día, como tantos otros, el hombre tras levantarse, miraba el cielo tratando de averiguar las intenciones de las nubes y del viento. Pero no era un día como todos.

Pronto, las campanas y los cohetes sorprendían a los vencejos, que empezaban a revolotear alrededor del campanario, asustados, ante aquel inesperado baile de bronce y de pólvora.

Era el día de la cruz.

A continuación, el hombre fruncía el ceño preocupado ante la presencia de otra cruz de negras alas.

Cruz de la sequía.

Del campo llegaba a ráfagas un olor a jara en flor y a tomillo, también a miel y a colmena; y siempre a sudor y a pobreza.

Con el borde de la mano extendido sobre la frente, el hombre oteaba el horizonte. Más alla, el mar… Y como tantas veces pensó en preparar las maletas.

Cruz de la emigración.

Otros se fueron antes.

Allá, donde las nubes son de anhídrido sulfúrico y los ríos bajan preñados de miasmas mortíferas.

Cruz del silencio.

Cada año, puntualmente llegaba la cruz. Cuando el sol doraba las mezquinas espigas y el encinar se convertía en un arrullo de tórtolas que se amaban bajo un cielo renovado.

Sinfonía inacabada

El hombre desempolvó el traje de las ocasiones y salió al encuentro de aquella cruz adornada con rayos de espejos y flores de papel de plata. Las mujeres disputaban sus canciones por las esquinas a esa cruz que se deslizaba por las calles sobre un río de personas.

Y todo el pueblo estallaba en mil arco iris de colores. Siempre fue así. Como cuando era niño.

Cruz de los recuerdos.

En su vida hubo de todo: Lo visitó la vida y la muerte, conoció el amor y la guerra y aprendió a distinguir las palabras sinceras de las promesas interesadas.

La fiesta seguía. Y en el aire temblaban, mezclándose, las moléculas nauseabundas de una colonia barata y los lamentos horteras del cantante de moda.

Y había alegría.

Una cruz resplandeciente lo presidía todo.

El hombre, amenazado por la presencia de otras cruces, se confundió con el rebaño e intentó olvidar, pero sus carcajadas no eran sino la mueca alcohólica de una mal disimulada desesperanza.

Cruz de la esperanza.

Al día siguiente, como todos los días, el hombre tras levantarse miraría el cielo tratando de averiguar las intenciones de las nubes y del viento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cruz de Mayo

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en CRUZ DE MAYO y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s