La matanza

RASPAORES

El cerdo se chambusca con las albolagas a las que se les prende fuego y se las aplica al animal sacrificado por toda la piel para quemar las cerdas. A continuación se procede a rasparlas con los raspaores para eleminar los restos de cerdas y limpiar la piel de la suciedad que tenga adherida, así como desprender los pezuños de las patas. Extraída la sangre, chamuscada y raspada la piel, el cerdo está preparado para la extración del mondongo y asaduras antes del  descuartizamiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s